Noticias

30 años del bronce Olímpico L.A. 1984

7 Ago , 2014  

El lunes 11 de Agosto harán 30 años del bronce Olímpico de L. A. 1984, posiblemente la medalla por la que más se me reconoce.

Algunos ya  han comentado conmigo sobre la proximidad de esta fecha que cumplirá tres décadas, pero quiero compartir con vosotros una carta que me han enviado y que me ha hecho mucha ilusión y al que le agradezco enormemente sus bonitas palabras.

CARTA:

“Hoy hace 3 décadas que te coronaste… pero llegar hasta allí te costó sudor y lágrimas. Conseguir una medalla olímpica no fue fácil: primero años de entrenamiento y dedicación… después llegaron los logros: oro en los Campeonato de Europa Júnior de 3.000 m.l., bronce en los Europeos de Atenas ´82, plata en el Europeo en pista cubierta en Milán o el 5º puesto en los primeros Campeonatos del Mundo de atletismo celebrados en Helsinki (1983) en la prueba de 1.500.

Trofeos con los que comenzaste tu historia… una historia que alcanzó su cumbre aquel 11 de agosto del ´84

Esa madrugada me sentí como uno más… como uno de los miles de espectadores que presenciaron en directo tu gran hazaña… aunque lo viviera desde mi casa y a través del televisor.

Nervioso afrontabas la que quizás fuera la prueba más importante de las Olimpiadas de Los Ángeles ´84…1.500 metros lisos con la presión de un estadio abarrotado y miles de españoles… como tú, confiando en que lo lograras.

Fueron los 3 minutos 34 segundos más intensos de mi vida. Aún recuerdo como tras el pistoletazo de salida y apenas transcurridos 500 m el estadounidense Steve Scott se ponía en cabeza arropado por su público. La rapidez de la carrera jugó a tu favor… España y Cantabria vibró cuando conseguiste liderar la final y dejaste a tu espalda a Coe, Cram y Chesire tras un fuerte ataque lejano… incluso al británico Ovett, claro favorito.

Pese al sacrificio y empeño no todo salió como pensabas… pero esa medalla de bronce, nos supo a oro.

Han pasado 30 años y aún mantengo vivo ese recuerdo… un 11 de agosto que nunca borraré de mi calendario mental… una fecha en la que escribiste, quizás uno de los capítulos más importantes de la historia del Atletismo Español.

Como diría un buen amigo mío, “NO HAY GANANCIA SIN ESFUERZO”, ahora toca descansar.

¡FELICIDADES ABAS! 

Muchas gracias de nuevo, de verdad que me emociona recibir aún vuestras muestras de cariño.

Los Ángeles ’84 fueron la primera medalla olímpica del atletismo Español en pista. Ahora tenemos los Europeos de Zúrich, el próximo año Mundial y en el 2016 tendremos de nuevo un año olímpico. Queda mucho por entrenar y espero que sigamos escribiendo otro capítulo de la historia del atletismo español. Ánimo a todos!

, ,

Noticias

Cumpliendo sueños en Los Angeles

10 Jun , 2014  

Antiguamente entre las eliminatorias de los 1.500 metros lisos de Juegos Olímpicos y las semifinales no había un día de descanso. Se corrían los tres días seguidos: Eliminatorias, semifinales y final. Tras mi paso por las eliminatorias, que ya he relatado en otra entrada de esta web, mi confianza y mi moral estaban al 100%. Gane con soltura la serie más rápida y me encontré muy bien.

De esta manera afrontaba una semifinal muy dura con tan sólo 24 horas de recuperación. Este hecho a mí me beneficiaba un poco por mis métodos de trabajo y mi condición física. Recuerdo que por la mañana fui al estadio a correr 20 minutos de carrera aeróbica, unos estiramientos y aceleraciones.

La tarde llegó rápido. Ahora tocaba pasar uno de los peores momentos para un atleta: la cámara de llamadas. Te meten en un cuarto durante casi 40 interminables minutos rodeado por tus rivales. Te controlan el dorsal, la marca, el tamaño de los clavos, trámites necesarios que conllevan una generación de tensión en el atleta que es difícil de gestionar.

Uno de los sueños de mi vida era participar en unos juegos ya lo cumplí con mi participación en Moscú en 1980. Una vez cumplido este el gran sueño era llegar a una final olímpica en la prueba reina por esa época: el 1.500.

Dos series de 12 atletas. Pasan los 4 primeros y 4 mejores tiempos. La clave era ir en la parte delantera de la carrera y a falta de una vuelta colocarse entre los 3 primeros y aguantar como fuera. Y así sucedió. Fue una carrera de ritmo medio y estuve en la parte alta cuando a falta de 400 metros me puse en cabeza por la parte interior y ahí aguante 300 metros con bastante solvencia. No me confié, allí había atletas con muchísimo nivel y el sprint podría ser durísimo. Al final llegue controlando y gane la serie parando el crono en 3:35, alcanzando así uno de los sueños de mi vida de la prueba reina.

Como anécdota decir que Coe, que ganaría el oro al día siguiente, se mostraba solvente e incluso suficiente. Tanto que estuvo a punto de quedarse fuera por relajarse. Entra a meta cuarto o quinto aunque da igual porque nuestra serie fue la más rápida pero podría haberse quedado fuera simplemente por un error de concentración.

La carrera termina cuando se cruza la meta y recordar eso siempre es fundamental.

, ,

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies